Tecnología

El Face ID, ¿una mala apuesta de Apple?