Es momento de crear un Servicio Secreto Cibernético para las elecciones

Tecnología

Es momento de crear un Servicio Secreto Cibernético para las elecciones

Se ofreció una protección depsués después del asesinato de Robert F. Kennedy / Crédito foto: Getty Images

Nate Fick 22/03/18

Nate Fick, CEO de Endgam, habla de la posibilidad de extender el mecanismo al mundo digital.

*NOTA DEL EDITOR: Nate Fick es el CEO de Endgame, una empresa que proporciona una plataforma de operaciones cibernéticas que respalda la detección, explotación y mitigación de amenazas tecnológicas.

Desde la reciente acusación del Departamento de Justicia contra 13 rusos por supuestamente haber interferido en las elecciones presidenciales del 2016 en Estados Unidos, surge un consenso sobre la necesidad de utilizar todos los elementos del poder nacional estadounidense para asegurar el sistema electoral y la infraestructura contra ataques digitales.

Estos pasos son bienvenidos, pero ignoran los objetivos centrales en cualquier competencia electoral: los candidatos mismos.

Los ataques electorales en 2020 serán aún más sofisticados y generalizados.

Los candidatos presidenciales reciben protección del Servicio Secreto después de cumplir con los criterios establecidos por el secretario de Seguridad Nacional y un comité asesor compuesto por los líderes de ambas cámaras del Congreso.

Esta protección, aplicada después del asesinato de Robert F. Kennedy en 1968, se proporciona no solo para la seguridad de los candidatos, sino también para preservar la integridad del sistema político de Estados Unidos.

Es verdad que la mayoría de las políticas anteriores están persiguiendo a la era digital, sin embargo, la protección del Servicio Secreto solo se extiende al mundo físico; los candidatos y sus campañas son responsables de asegurarse también en el ámbito digital.

La temporada de campañas presidenciales de 2020 se acerca y Estados Unidos debería establecer un Servicio Secreto Cibernético  para proteger las plataformas de los futuros candidatos nacionales de ataques o manipulaciones digitales.

Ahora bien, las amenazas a las elecciones estadounidenses no comenzaron con las operaciones rusas en 2016.  

Los bots y su papel en los fraudes electorales, ¿estamos preparados?

Relacionada

Los bots y su papel en los fraudes electorales, ¿estamos preparados?

La amenaza es bipartidista, involucra a múltiples actores estatales y no estatales y ha ocurrido durante al menos una década con una respuesta limitada por parte de Estados Unidos.

En 2008, el Servicio Secreto y el FBI advirtieron a las campañas tanto de Barack Obama como de John McCain que los piratas informáticos chinos buscaban obtener información e influir en sus posiciones políticas, pero las campañas no hicieron nada para detener los ataques.

En 2012, el presidente Obama y el candidato presidencial republicano Mitt Romney recibieron advertencias similares con los esfuerzos de recaudación de fondos obstaculizados por los ataques persistentes en los sitios web de su campaña.

Los ataques cibernéticos nuevamente jugaron un papel prominente en las elecciones de 2016, después de que los hackers patrocinados por el estado filtraron miles de documentos y correspondencia del Comité Nacional Demócrata a WikiLeaks.

Un Servicio Cibernético Secreto podría facilitar el uso de comunicaciones encriptadas de grado militar entre el candidato y el personal de la campaña.

Parece probable que, en ausencia de cambios de política significativos, los ataques en el ciclo electoral de 2020 serán aún más sofisticados y generalizados.

Los ataques dirigidos por estados o actores afiliados a estos siempre repercutirán con éxito en las campañas políticas.

Las campañas debido a su utilidad relativamente efímera, por lo general cuentan con trabajadores sin experiencia y, a menudo, temporales.  

Un Servicio Secreto Cibernético diseñado adecuadamente permitirá que las campañas se centren en su trabajo y al mismo tiempo aumente la confianza de los estadounidenses en la estabilidad del sistema electoral.

Tal servicio podría enfocarse en asegurar al menos tres áreas clave: comunicaciones internas; redes sociales y otras comunicaciones externas; y bases de datos de información sensible.

Las comunicaciones son el alma de una campaña. Pero aunque el advenimiento de Internet ha mejorado la capacidad de las campañas para llevar a cabo actividades de divulgación esenciales, también atrajo consigo el peligro de los ciberataques.

Internamente, un Servicio Secreto Cibernético  podría facilitar el uso de comunicaciones encriptadas de grado militar entre el candidato y el personal de la campaña.  

¿Qué es Cambridge Analytica y de qué se le acusa?

Relacionada

¿Qué es Cambridge Analytica y de qué se le acusa?

Externamente, podría coordinarse con plataformas de redes sociales para validar cuentas y otros sitios para verificar el origen y la autenticidad (pero no, por supuesto, la veracidad) de las declaraciones oficiales.

Además, los montones de campañas de datos que se recopilan para rastrear y administrar sus compromisos son igualmente valiosos y peligrosos.

El servicio podría realizar una verificación cruzada entre el donante, el boletín informativo, el registro de eventos, los seguidores de las redes sociales y otras listas de contactos contra las bases de datos de amenazas existentes, al tiempo que garantiza la protección de la gran cantidad de datos personales involucrados.

Algunas de estas herramientas ya existen y son utilizadas por el Servicio Secreto, pero la creciente amenaza digital para las campañas garantiza un enfoque más integral y estratégico.

Es probable que se requiera la colaboración entre varias agencias federales. Las décadas de experiencia del Servicio Secreto en protección de candidatos lo convierten en un lugar lógico para comenzar.  

Es tiempo de #BorrarFacebook: cofundador de WhatsApp

Relacionada

Es tiempo de #BorrarFacebook: cofundador de WhatsApp

La misión también se beneficiaría del compromiso del FBI y la Agencia de Seguridad Nacional para proporcionar al equipo las herramientas legales y técnicas para disuadir, prevenir y responder rápidamente a los ataques digitales.

Dado que el Departamento de Seguridad Nacional ya ha designado el sistema electoral como infraestructura crítica, un beneficio adicional de la participación de la Agencia de Seguridad Nacional sería garantizar que el servicio tenga cierta capacidad disuasoria.

Si una potencia extranjera ataca digitalmente a un candidato, Estados Unidos se reserva el derecho de responder utilizando todos los elementos del poder nacional, como si el ataque fuera de naturaleza física.

La tecnología y las normas sociales siempre evolucionan más rápidamente que las políticas y las leyes. Los eventos recientes muestran que nuestro sistema electoral no es diferente de nuestro sistema bancario, red de servicios públicos, propiedad intelectual corporativa o planes militares, un objetivo de gran valor para los competidores y adversarios del estado nación.

Proteger la integridad de las elecciones estadounidenses requerirá muchos cambios y extender los tipos de protección asociados con el Servicio Secreto al dominio digital debería ser uno de ellos.

Más de Tecnología

Lo Último