Cómo recuperar Internet del poder de las compañías tecnológicas

Tecnología

Cómo recuperar Internet del poder de las compañías tecnológicas

El internet ya no solo es una herramienta para comunicarse / Crédito foto: Getty Images

Redacción 9/02/18

Un nuevo libro de Andrew Keen explica este problema.

Algo ha salido mal con Internet.

Una vez que la red fue tomada como una herramienta para construir comunidad, se ha convertido en un pantano ingobernable de odio, vigilancia y distracción.

Andrew Keen, autor y empresario de tecnología, no es el primero en señalar esto, pero su nuevo y ambicioso libro, How to Fix the Future (Cómo arreglar el futuro), presenta lo que podría ser el caso más contundente.

Los titanes de Silicon Valley son el peor ejemplo para los emprendedores, según este libro

Relacionada

Los titanes de Silicon Valley son el peor ejemplo para los emprendedores, según este libro

El libro examina todo, desde los monopolios de Silicon Valley hasta el monitoreo siniestro de las redes sociales del gobierno chino, el amplio informe sobre la creciente toma de control de nuestras vidas por parte del llamado Big Tech.

Muestra por qué, si se nos diese la oportunidad, nunca construiremos la Internet que tenemos ahora: como una economía publicitaria centralizada que despoja a los creadores de la riqueza y alimenta datos personales a corporaciones gigantes.

El relato de Keen se vuelve más oscuro a medida que cuenta cómo una explosión en la inteligencia artificial pronto podría extinguir a la humanidad.

Afortunadamente, eso es solo parte del mensaje del libro.  

El MIT descubrió cómo engañar la inteligencia artificial de Google

Relacionada

El MIT descubrió cómo engañar la inteligencia artificial de Google

A diferencia de sus quejas anti tecnología recientes (como los dos libros anteriores de Keen), el autor retrata nuestra distopía actual de Internet en un contexto más amplio de la historia humana.

Señala que la gente ya construyó una tecnología terrible, especialmente el "Molino satánico" del siglo XVIII impulsado por el trabajo infantil y los lúgubres mataderos que producían carne contaminada e hicieron que las calles de Nueva York y Chicago derramaran sangre.

En cada caso, una mezcla de presión social y refinamientos tecnológicos ayudó a dominar un nuevo orden cruel y reafirmó la dignidad humana sobre las máquinas.

La pregunta ahora, por supuesto, es si podemos hacerlo nuevamente y volver a hacer de Internet un lugar más benévolo.

¿Podremos hacer del internet un lugar más bondadoso?

Keen reconoce que no está seguro, pero se embarca en una búsqueda mundial de las posibilidades más prometedoras.

Encuentra líderes gubernamentales ilustrados en Estonia y en Singapur, que aprendieron a utilizar la tecnología de Internet siempre activa de forma tal que aumenta la confianza cívica.

En Bruselas, habla con la comisionada Margrethe Vestager, que está enfrentando a Apple y Facebook para evitar la evasión de impuestos y las violaciones a la privacidad.

Lee: Por qué la unión Europea no quiere la compra de Shazam

Keen también encuentra inspiración en los Estados Unidos, hablando con codificadores "hacktivistas" en Oakland y contando las ideas visionarias de John Borthwick, quien fundó la incubadora Betaworks, y que ofrece un plan de acción para recuperar el control de nuestras vidas digitales.

El marco principal de Keen para el trabajo es Utopía, el célebre documento de 1516 de Thomas More, que fue escrito en una era que experimentó la misma agitación y temor que la nuestra.  

El libro se pregunta cómo hacer de internet un lugar más benévolo.

Keen también salpica sus páginas con las ideas de Locke, Marx y Kant para mejorar nuestras ansiedades de la era de Facebook.

Mientras que el libro está repleto de útiles observaciones a gran escala, no ofrece muchas ideas concretas sobre el terreno. Keen exige reformas a la privacidad de los datos y leyes laborales, y una discusión seria de un ingreso básico universal.

Los elementos más débiles incluyen un capítulo de relleno sobre la reforma educativa, y un argumento unilateral sobre YouTube y Spotify que parece ser escrito por la industria del entretenimiento.

Estas pequeñas deficiencias, sin embargo, no restan valor al esfuerzo general de Keen.  

How to Fix the Future es un libro verdaderamente importante y el trabajo más significativo hasta ahora en un cuerpo emergente de literatura; otros son Los comerciantes de atenciones de Tim Wu y Twitter y Gas lacrimógeno de Zeynep Tufekci, en el que los pensadores más inteligentes de la tecnología están haciendo sonar las alarmas, especialmente sobre el estado de Internet y sentando las bases para la forma de solucionarlo.

Más de Tecnología

Lo Último