El auge petrolero en México deja a los hoteleros frustrados

Publicado el día 19 de Febrero del 2018, Por Redacción

Algunas grandes cadenas han visto reducir sus tasas de ocupación ante la crisis del sector energético.

...

La reforma energética, que terminó con 75 años del monopolio de Pemex, está haciendo estragos en uno de los sectores económicos que esperaba ver un auge en su negocio: el hotelero.

El que su puesta en marcha haya coincidido con el colapso global de los precios del petróleo, que a su vez redujo el interés de los inversores, terminó por afectar también las tasas de ocupación de algunas de las cadenas más reconocidas del país, de acuerdo con una investigación de Reuters.  

Es el caso de FibraHotel. Entre 2012 y 2015, el fideicomiso de inversión en bienes raíces que compró hoteles en Ciudad del Carmen, Villahermosa y Coatzacoalcos, a lo largo de la costa del golfo del país, operando bajo las marcas Marriott, Quality Inn y Fiesta Inn.

La estrategia era atraer a muchos ejecutivos petroleros, ingenieros y técnicos, sin embargo apenas son pellizcadas para los huéspedes.

Pese a que los precios del petróleo se están recuperando, el gobierno pronostica que algunas de las compañías petroleras del mundo invertirán alrededor de 150,000 millones de dólares en México, si tienen éxito los esfuerzos de extracción.

Pero este crecimiento podría tardar años. La corredora inmobiliaria Jones Lang LaSalle estimó que en las ciudades petroleras más afectadas, las tasas de ocupación hotelera han caído hasta la mitad, y algunos en la región operan con apenas un tercio de sus habitaciones llenas.

Para alcanzar el punto de equilibrio, los hoteles necesitan al menos el 40% de ocupación, según el director de turismo de la firma de servicios inmobiliarios CBRE Hotels, Christian Lega.

Por ejemplo en Coatzacoalcos, en Veracruz, estos registraron el 36% de ocupación en 2017, aunque el puerto principal y el área de Boca del Río en el estado tuvieron un mejor desempeño, con el 43%. Lo mismo sucedió en Villahermosa, reporta la agencia.

Las tasas son mucho menores a otros puntos turísticos como Cancún y la Riviera Maya, según la secretaría de Turismo, y centros de fabricación de automóviles en la región del Bajío.  

La mayoría de las empresas prefirió omitir sus cifras. FibraHotel solo se limitó a decir que, en efecto, están por debajo del promedio para el resto de su cartera, que se extiende a más de dos docenas de estados mexicanos. La compañía señaló que lo mejor que podían hacer era “esperar”.

La cadena Hyatt es otro ejemplo, señala Reuters. En  2014 en Ciudad del Carmen, poco antes de la caída de los precios del petróleo, presentaba una ocupación del 80%. Hoy las propiedades están casi un tercio llenas y además cerró alguna de sus habitaciones, de acuerdo con una fuente.

Por su parte City Express indicó a la agencia que el 13% de su cartera en México depende de la industria energética y desde 2015 ha visto caer sus tasas de ocupación, según la vocera de la compañía, Blanca Herrera.  

Ante las bajas tasas de ocupación, la opción que queda en la mesa es reducir los costos para recuperar ese punto de equilibrio o incluso optar por sacrificar asociaciones con Hyatt, Marriott o Holiday Inn, señala Lea, ya que éstas para no ver afectada su reputación solo aceptan poner su nombre si los hoteles tienen al menos el 60% de ocupación.

"Pensaron que la reforma energética generaría inversiones mucho antes", dijo Lega a Reuters. Las cadenas del sector confían en que los hoteles volverán a llenarse de trabajadores petroleros.

Las firmas que ganaron contratos petroleros comienzan a desplegar personal al país, sin embargo aún queda el factor de la violencia que, que pudiera disuadirlos. Como es el caso de Coatzacoalcos, el estado con el quinto número de asesinatos en México el año pasado.

Te puede interesar:

  • ...