Ciudad del Cabo se está quedando sin agua, ¿qué está pasando?

Internacional

Ciudad del Cabo se está quedando sin agua, ¿qué está pasando?

No se esperan lluvias sustanciales antes de esa fecha / Crédito foto: Getty Images

Peter Gleick 9/02/18

La ciudad sudafricana cuenta con casi cuatro millones de personas y lleva más de tres años de sequía severa.

NOTA DEL EDITOR: Peter Gleick es científico del agua y el clima, coautor de la serie The World's Water y miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

Ciudad del Cabo enfrenta una situación alarmante, ya que en unas semanas podría convertirse en la primera gran ciudad del mundo moderno en quedarse sin agua potable.

Conocido como el Día Cero, es el día en que los funcionarios de la ciudad estiman que el sistema de agua no podrá proporcionar agua potable para los grifos y está a menos de tres meses de distancia.

Lo más preocupante es que no se esperan lluvias sustanciales antes de esa fecha.

En respuesta, los administradores municipales de Ciudad del Cabo impusieron una serie de restricciones de uso del agua cada vez más severas para reducir la demanda y están trabajando para encontrar fuentes de abastecimiento de emergencia, sin embargo resulta difícil generar una estrategia que evite un corte definitivo.  

Cada vez más ciudades importantes enfrentarán su propio Día Cero.

La gente no morirá de sed: se traerá agua de emergencia para satisfacer las necesidades básicas. Pero las interrupciones sociales, económicas y políticas causadas por un corte de agua no tendrán precedentes.

Ciudad del Cabo no está solo en este problema. California, São Paulo, Australia, el este del Mediterráneo y otras regiones sufrieron recientemente sequías severas y crisis de agua.

Las sequías a corto plazo y la escasez de agua no son nuevas. En circunstancias normales, las ciudades pueden responder reduciendo temporalmente el desperdicio de agua. Pero la situación ya no es normal.

Cada vez más ciudades importantes enfrentarán su propio Día Cero, a menos que cambiemos fundamentalmente la forma en que se administra y utiliza el agua.

Los detonantes

La creciente crisis del agua es el resultado de tres factores.

En primer lugar, cada vez más regiones del mundo están alcanzando los límites del "nivel máximo de agua", donde tiempo atrás ya se habían planteado estrategias de todas las fuentes de agua accesibles y renovables, sin embargo estas ciudades ya no se dispone de nuevos suministros tradicionales.

En segundo lugar, las poblaciones y las economías urbanas se están expandiendo rápidamente, lo que ejerce presión adicional sobre los suministros de agua limitados y aumenta la competencia entre los usuarios de agua agrícola.  

Y tercero, el clima del planeta está cambiando debido a las actividades humanas como la quema de combustibles fósiles, que afectan todos los aspectos de nuestros sistemas de agua, incluida su demanda y la frecuencia e intensidad de eventos extremos como inundaciones y sequías.

Donde estos tres factores se combinan, las crisis del agua urbana explota.

Reino Unido planea eliminar los plásticos desechables dentro de 25 años

Relacionada

Reino Unido planea eliminar los plásticos desechables dentro de 25 años

Sí hay solución

La buena noticia es que hay dos soluciones clave para hacer que nuestras ciudades sean más resilientes frente a las crisis e interrupciones del agua: reducir la demanda de agua y encontrar nuevas fuentes no tradicionales de suministro de agua.

Reducir la demanda significa mejorar la eficiencia del uso del agua y cambiar las conductas de uso de la misma y así dar paso a las necesidades inmediatas.  

La forma en que pensamos y administramos el agua debe ser un cambio íntegro y constante

La primera opción incluye la instalación de una tecnología de riego eficiente, la sustitución de inodoros ineficientes, regaderas de ducha, lavadoras y lavavajillas. Por supuesto, evitar las fugas de agua.

La segunda opción incluye reducir el uso del agua en el jardín al aire libre y reemplazar los jardines con uso intensivo de agua, tomar duchas más cortas, limpiar los inodoros con menos frecuencia y eliminar las piscinas privadas.

Ejemplos en marcha

El potencial de estos dos enfoques para reducir la demanda es enorme. Durante la severa sequía en Australia de 2000 a 2009, las medidas de eficiencia hídrica urbana ahorraron más agua a menor costo y mayor velocidad que las opciones de suministro tradicionales, como el aprovechamiento de ríos y aguas subterráneas.

Durante la sequía, la demanda de agua cayó un 60% en el sudeste de Queensland a través de una combinación de inversiones en programas de eficiencia de agua y restricciones en el uso de agua al aire libre.

El uso de agua en las ciudades de California se redujo en más de un 25% durante la sequía de 2012-2016 a través de programas similares de eficiencia en el interior y el exterior y hay mucho potencial para que esto represente un ahorro aún mayor.

Lee: McDonald's quiere ponerse más verde en sus restaurantes este año

También hay nuevas opciones de suministro disponibles, incluso en regiones donde las fuentes tradicionales están conectadas.

Sudáfrica ha sido pionera durante mucho tiempo en la restauración de las cuencas hidrográficas mediante la eliminación de especies invasoras como la goma azul, las barbas y la vid kudzu, y el aumento del flujo de agua en los ríos.

Mejorar artificialmente el reabastecimiento de agua subterránea puede aumentar el almacenamiento de agua de manera mucho más efectiva que la construcción de nuevos reservorios de superficie. El tratamiento y la reutilización de aguas residuales convierten lo que antes se consideraba un pasivo en un recurso valioso.

En espera de la lluvia

En la actualidad, Ciudad del Cabo solo trata y reutiliza el 5% de sus aguas residuales, aunque hasta el momento no han pensado que lo necesitaban y podría expandir considerablemente el tratamiento y la reutilización.

Justo al lado de Sudáfrica en Namibia, la ciudad de Windhoek ha estado reutilizando las aguas residuales tratadas durante décadas. Alrededor del 40% de la demanda total de agua de Singapur se está encontrando con aguas residuales tratadas de alta calidad.  

Los cambios climáticos globales se acelerarán y empeorarán

California actualmente reutiliza aproximadamente el 15% de sus aguas residuales y tiene el potencial de expandir su reutilización en los próximos años. Y cuando se han agotado las opciones menos costosas, la desalinización del agua de mar ofrece una manera de proporcionar un suministro a prueba de sequías.

Lloverá nuevamente en Ciudad del Cabo y las respuestas de emergencia implementadas en los próximos meses se relajarán. Pero los problemas relacionados con el agua no van a desaparecer hasta que no cambiemos constantemente y de forma integral la forma en que pensamos y administramos el agua.  

Los límites máximos del agua se sentirán en más y más regiones a medida que se extraigan las fuentes tradicionales de agua. Las áreas urbanas continuarán expandiéndose. Los cambios climáticos globales se acelerarán y empeorarán, especialmente si retrasamos la transición a la energía limpia.

Cuanto antes aceptemos estos hechos, antes todas las ciudades podrán moverse para gestionar el agua de una manera más sostenible, posponiendo o incluso eliminando el riesgo de su propio Día Cero.

Más de Noticias

Lo Último