¿Qué pasará con la #LeyFintech en 2018?

Publicado el día 27 de Diciembre del 2017, Por Jimena Tolama

Las asociaciones afines a la industria urgen aprobar la ley para no retrasarse en la carrera tecnológica.

...

El destino de la Ley de Tecnología Financiera (LTF), que pretende regular a empresas y bancos que ofrecen productos y servicios financieros diferenciados mediante el uso de las nuevas tecnologías, luce incierto.

A principios de diciembre, el proyecto, mejor conocido como Ley Fintech, fue aprobado de manera unánime por el Senado de la República, sin embargo no logró la aprobación por parte de la Cámara de Diputados debido al receso legislativo por la temporada de fin de año.

Los legisladores no regresarán a sus curules hasta el reinicio del periodo ordinario de sesiones en febrero próximo, lo que podría significar una no tan buena noticia para la industria en México, que registra alrededor de 280 millones de dólares invertidos en empresas por parte de 54 fondos nacionales e internacionales, de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap).

Así fue la aprobación de la #LeyFintech en el Senado  

“Para nosotros fue muy lamentable (que no se aprobara en tiempos) porque estamos en una carrera contra el mundo en temas de desarrollar nuestro propio ecosistema”, señaló el presidente de la asociación Fintech México, que representa a la mayoría de las empresas del sector.

Ortíz se refiere al largo camino que aún falta por recorrer en términos de legislación secundaria, es decir, las nueve leyes que deberán ser modificadas a partir de la promulgación de la LTF, y que podría tomar hasta 24 meses para que dichos cambios entren en vigor.

En la carrera del tiempo, esto significa un retraso importante en la implementación de los beneficios de la legislación en México, pues otros países, como Gran Bretaña, verán entrar en vigor sus propios cambios a partir de enero de 2018, mientras que México no podría ver implementados los suyos hasta principios de 2020, siempre y cuando los tiempos legislativos no se atrasen más.  

El 1 de enero de 2018, los bancos y las empresas de tecnología financiera británicos  comenzarán a compartir información para enriquecer sus productos financieros. Le llaman Open Banking. En México, el término se refiere a la apertura de la interfaz de programación de aplicaciones (APIs).  

“Esa ventana es en tiempo pero también en curvas de aprendizaje”, señala Ortíz. Hoy el emprendedor británico no puede acceder a las APIs de sus bancos allá, pero lo hará a partir de enero. Si el emprendedor mexicano pudiera hacer eso ya, la curva de aprendizaje se comparte. Los dos tienen esa posibilidad.  

El problema, señala el experto, es que los empresarios británicos ya llevarán dos años de ventaja sobre México, para cuando las APIs entren en vigor. “Esa es la importancia de la ley y los tiempos”, dice.

“Es lamentable para nosotros, pero confiamos que en cuanto se retome el trabajo legislativo pues también esto pueda acelerarse, que pueda ser aprobada a principios de febrero y no hacia el final del periodo”, reiteró Ortíz.  

En México, la Ley regulará a las empresas de pagos electrónicos y crowdfunding, denominadas en el documento como Instituciones de Tecnología Financiera (ITF). También a los activos virtuales, en los que podrían entrar las divisas digitales como Bitcoin, Ethereum o Ripple, y de los cuales el Banco de México regulará exclusivamente por su grado de complejidad.

También incluye un apartado que crea la figura de Empresas Innovadoras, mejor conocidas en la legislación británica como regulatory sandbox, que autorizará temporalmente a nuevas empresas y bancos el probar modelos de negocio diferentes a los aplicados por las ITF.

Pero hay otros temas más allá de estas principales corrientes que deberán ser resueltos en la legislación secundaria, una vez que sea aprobada por los diputados. 

Lee: Banxico, Hacienda y CNBV advierten sobre las ICO  

Entre estos destacan los requerimientos de capital que van a tener que cumplir los emprendedores o las empresas fintech ya formadas, para solicitar una de estas licencias para ser considerados como ETF.

“Desde el punto de vista del emprendedor se debe cuidar que no sean requerimientos exhaustivos porque esto puede dejar a varios fuera de las posibilidades de solicitar una licencia y para las ya formadas, que no sea demasiado doloroso hacer su transformación hacia los requerimientos que se piden”, indicó Ortíz.

Los temas de cumplimiento (compliance) también deberán ser debatidos a fondo, de manera que vayan acorde al volumen de operación que tengan las fintech. Es decir, que el tema de cumplimiento de requisitos no signifique un costo operativo mayor para estas.  

También destaca el tema de las APIs. “Habrá que ver cómo se establecen los requerimientos para estructurarlas a todo el ecosistema y los puntos de acceso”, advierte el experto.

El objetivo, en primera instancia, es que la ley logre pasar, “porque no descartamos que haya terceros que quieran mover algo en diputados. Nosotros nos conformamos con que se apruebe como está”.

“Creemos que es más importante acelerar la aprobación que estar debatiendo puntos y comas”, insiste Ortíz, de Fintech México, quien señala que a partir de enero trabajará con grupos de expertos en la materia a nivel internacional para analizar y aplicar las mejores prácticas de apertura de interfases, cumplimiento y requerimientos de capital a la legislación secundaria, a partir de la evidencia que muestren otros países más avanzados en la materia, como Gran Bretaña.

De acuerdo con Ortíz, las inversiones no pararán. "Ya se han estado haciendo en este marco de no tener una ley"

María Ariza, directora de Amexcap, señaló en diciembre que actualmente hay 800 millones dólares disponibles en capital de riesgo para startups de otras industrias, aunque la de fintech se perfila como una de las más atractivas para llevarse la mayor rebanada del pastel.  

Lee: Cómo es que Bitcoin desafía a los fondos de capital de riesgo

"Sin embargo, si tuviéramos la ley creo que ahí se van a acelerar. Podemos ahorita seguir recibiendo esta inversión que es relativamente pequeña, a diferencia que si tuviéramos la ley, probablemente seriamos inversiones mucho más fuertes", dice Ortíz.

Lo que es cierto, agrega, es que en el momento en que la ley sea promulgada, los inversionistas que hasta ahora han reservado sus apuestas, comenzarán a voltear a México para sacar la cartera.

Te puede interesar:

  • ...